Santiago Miranda

Online

Ven aquí, a resguardarte del próximo ente

Prójimo y espacio     /     convergen desbordantes

Toda la información tras  / tus orbitas empañadas             

Los cuarteles del vidrio

                                     Sin aire

                     Seguimos la corriente

            Mantenemos el drama activo

   Conectados de tarde-noche o de día

            El tiempo así no pasa (juega o martilla)

                     El registro es incesante

 

Paseamos de una habitación a otra

         Por la ventana no miramos

                Nos perdemos en el tiempo

                     Y el espacio es un engaño

(leemos y olvidamos. Escuchamos

                                 Secundariamente)

 

  ¿Qué es más real aquella anticuada realidad

O esta brutal percepción aumentada?

 

Sabios virtuales; –aquí lo tenemos todo

      El idilio restaurado, cinco mil años

De cultura para esto.  El yo es un engaño

 

¿Qué es lo permanente, aquello que no muere

                           O el condenado a su contrario?

 

Por las noches me conecto, y me disuelto

En tus redes simultaneas, indagando tus huellas

Demiurgo, ligándome originalmente reparamos

Con los muertos, como lo hacíamos

Antaño, las estrellas

                                contemplando

O los astros dentro nuestro en tu mirada

                                                             expulsados.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.