YO CLAUDIO

ALMOHADA DE AMOR.

Te extraño, no me puedo conformar, de estar solo,

de sentirme como un abandonado, de dormir sin ti,

de abrazar mi almohada y no sentir tu voz

de no saber de tus besos, de que tus manos no se aferrén a mi cuerpo,

y no se sientan libre, y mi cuerpo lleno de calor te queme

y tu, aun que  ardiendo estabas, siguías en mi, asta que llegaba la calma

para llevarnos a esa paz que buscábamos en cada noche. 

 

Salgo al balcón, y miro hacia la calle infinita 

para ver si te veo venir, para ver si vuelves, 

me abrases y me entregues tanto amor como ayer.

 

Me viene la nostalgia, de saber que no vendrás,

una lagrima solitaría se escapa de mis ojos

y un sollozo, sale desesperado de mi alma

y un calidó viento lo atrapa llebandoló a las montañas 

Para enfriárlo en su nieve caída, en el crudo invierno

para que se congelen mis penas de amor y un nuevo 

calor se adentre en mi cuerpo devíl y cansado de

tanto llorar por el amor que de mi se a cansado. 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.