Pavlov

HOY TE VI

Hoy te vi,
mi sangre empezó a hervir,
mi corazón dejó de latir.


Hoy te vi,
caminabas con pasos inciertos,
sin esperanza,
evitando lágrimas de tus ojos,
recordando en tu presente nuestro pasado,
tratando de aliviar el daño que causaste en mí.


Hoy te vi,
estaba a unos pasos detrás de ti,
caminé y te seguí,
me detuve,
pues comprendí,
que tú ya no eres para mí.


Hoy te vi,
pude ver tu angustia,
sentí tu miedo y desesperación,
volteabas a los lados
buscando perdón,
pude sentir tus nervios
y el frío de tu corazón.


Hoy te vi,
mi alma corrió hacia ti,
sentí tu tristeza
y tu dolor en mi interior,
quise mencionar tu nombre,
pero no mereciste
ni siquiera escuchar mi voz.

 

Hoy te vi,
me doy cuenta
que sigues causando efecto en mí;
sin mirarme sentí tu mirada,
sin tocarme sentí tu calor,
sin hablarme pude escuchar tu voz
sin sonreírme alegraste mi corazón.


Hoy te vi,
tus recuerdos volaron hacia mí,
te imaginé sonreír,
por un instante volví a ser feliz.

 

 

 

Copyright © 2013 por Pavlov Agüero.

Libro Sentimientos del alma:

http://bookstore.palibrio.com/Products/SKU-000624032/Sentimientos-del-alma.aspx

 

 

Comentarios1

  • María B Núñez

    EL volverla a ver fue como un torbellino de emociones. Te felicito excelentes tus letras. Te dejo un abrazo...

    • Pavlov

      Muchas gracias María B Nuñez, así es, fue como un torbellino de emociones, que ahora con sólo recordar surgen. Gracias por leerme. Recibe un cordial saludo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.