lugar

Enrredarse más

Confundirse con las sombras

con aquellas imágenes luctuosas

que se encienden cuando cae la noche lúgubre y tardía

no es el imaginario para el principio.

 

El que besa en sus manos la tensión y el hastío

hoy viene a verte con cierta destreza para sortear miserias,

se aparta la luz del ánima y el sentir cálido de tus ojos,

tilila en aquel túnel.

 

No quisieras eternizar un ópalo sin luz,

pero estamos a la derecha de la madre

y darte a entender lo que quiero decir

no es lo que me importa,

total nadie quiere saber que piensa,

sino si mismo

tu mismo no le interesa a si mismo

y así… el mismo juego

de los que no se encuentran,

sigue armando sentidos presentidos.

 

Sólo por esta vez te lo explico:

 

La madre no es el padre que está a la derecha

o sea eres tú mujer, amante, pensante

acción de lucha en flujos, leche, sangre e histeria

un ópalo es estar en un encierro mágico,

en la oscuridad nadie te verá, nadie te ayudará

estas en el túnel, pero no hay luz al final,

estas enredada(o) en tus propios vacíos, desvaríos, certezas, deseos y ansiedades

un momento de torbellino mental por un algo que no esta,

no estará, se fue, no llegará.

un laberinto mental, con otro laberinto mental

 

Eso es enredarse más.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.