Dylan Smith

Reflejo en los charcos

Cuando andando me piensas  hay  un eclipse.

Me haces una aurora deshojada en vano,

me entregas  al vagabundo viento,

a los pliegues del sueño.

Como  el día tachado en el calendario,

como si  el ruido ya no fuera de las ciudades,

mientras me olvidas, olvídame como puedas.

Hasta cuando florezcan  notas

en  el reflejo de los charcos

o  esa canción tenga el sabor de aquel vino.

Yo,  entonces

que solo puedo ser yo misma

dejaré de tallar versos

que recuerden que me has olvidado.

                                    

 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.