J Picado

A que conduce una cerveza

La noche es lo que se quiera hacer de ella

Cuando no se tiene una idea de lo que puede provocar un sí

Y los distintos caminos a los que conduce una cerveza

 

Recuerdos y memorias comunes que conducen a temas peligrosos

Esa sonrisa pícara, el entusiasmo entre tus piernas…

 

Quien soy yo para juzgarte, si ambos jugamos a los malos desde hace mucho tiempo

Si en los días pasados bastaba descubrirte mirando, para saber lo que tu mente pensaba

Pensabas pero jamás decías… decir o querer nos era prohibido, nos es prohibido aun hoy

Y eso es lo que más brillo causa en tus ojos, o quizás en los míos…

 

Prohibido se escucha como invitación a tus oídos

Es la palabra que alienta a tu demonio interno…

Se pueden conjugar muchas oraciones con ese verbo

Pero se bien que tu favorita es “que no te prohíban nada”…

 

Te gusta el juego, y yo se jugar... ¿A que jugamos? Solo el tiempo dirá

Hoy vestimos piel de oveja intentando engañarnos en todo

Hoy babean nuestras mentes pensando como lobos

 

Con las palabras que ambos usamos para mentir,

hoy no engañamos a nadie...

Sabes bien que quiero de ti,

sabes bien que puedes darme....

 

La traición nunca fue nuestro estilo, nadie ha de salir herido

se muy bien que vas a decir, sabes bien que ya lo he oído

no importa que suceda si desde antes sabemos callar

al final de cuentas la conciencia viene siendo individual...

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.