la flaca

Ardes!!!

Ardes, maldita sea como ardes.

 

Todo mi cerebro se disuelve cuando tú como una idea lo abrazas, y esa mezcla violenta entre imaginaciones y realidades gotea en mi interior y lentamente me quemas, nada sobrevive.

 

Cada vez que te siento como aquel incontrolable fuego que se acerca, busco entre lo que hago algo que te contenga y entonces el trabajo se vuelve importante, la rutina indispensable y el ocio una libertad de la que prefiero prescindir, a veces funciona, a veces sos más fuerte.

 

Ardes, maldita sea como ardes,  los minutos se funden los devora mi pensamiento y al final soy sólo la brasa moribunda de una persona  que se aviva con recuerdos inútiles, con tu ausencia real y dolorosa, con esperanzas vulgares de quien no acepta su vida tal y cual se da… se aviva el alma sin darse cuenta que se extingue en una llama mortífera, la esperanza es el lado más mediocre del alma.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.