Aslan

No me quieras más. Sólo quiereme...

Si tomas una taza de café, sentado en la grama y mirando el atardecer ¿Puedes medir la taza de café? Sí, algunos cuantos centímetros cúbicos de líquido hay, eso no se duda. 

Pero, ¿Puedes medir lo que se siente oler su aroma,

Mirar el ocaso incipiente,

pensar sobre lo perfecta y sabía que

Es la naturaleza, al mostrarnos cada día

El espectáculo de colores? No, eso no se mide.

Eso se vive.

Cada uno lo vive y lo percibe a su manera, pero es vivencia al fin.

Así es el amor.

Así son los afectos.

Se viven.

Sin medidas. 

De manera egoísta, pero sin medidas.

Cada uno ama como quiere, como le nace, como sabe o como aprendió.

Pero no ama más, simplemente ama.

Querer medir el amor, es como querer contar los granos de arena que tiene todo el mar. 

Es imposible.

Decir:" yo te amo más" es desmeritar el amor ajeno

Es pisotearlo y llevarlo a lo más mínimo, a lo invisible.

Es decir sin criterio alguno: "Estoy por encima de ti. En consecuencia, no me mereces".

Si yo creo dar más, me miento, si creo que me dan más, me miento también. 

Cada uno da lo que sabe dar.

Es así. 

Por eso te pido que no me ames más de lo que yo te amo, no me quieras más de lo yo te quiero. Simplemente, ámame como sabes y quiereme como aprendiste. Trata de no herirme e intentemos ser felices.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.