Eikasia

K21

A veces se me olvidan
la culpa, la angustia
el haberme equivocado tantas veces con las personas que importan

A veces se me olvidan
el fracaso, la ausencia
el haber renunciado mil veces a las cosas que he amado

Y cuando todas ellas se me olvidan
me da miedo
miedo del post
porque cuando me siento tan bien y feliz
después, inevitablemente
viene la agonía

de no tener con quien hablar
sobre los demonios de mi alma
sobre mi
frente a dios
diciéndole: No, no quiero tu sangre, quiero la mía

ojos abiertos
cuentas vacías
la sonrisa cocida
y ese deseo

mortal



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.