Hermes Antonio Varillas Labrador

“Reflexiones de pacotilla, con borrones en una cuartilla ”

“Reflexiones de pacotilla, con borrones en una cuartilla”

 

Hoy obsequio a sus mercedes

la siguiente reflexión,

usando como faro y bastón,

el apoyo de la poesía

sin humor ni chocarrería,

sin acciones en circo barato

no soy político caricato,

pues de bufón nada tengo

y por eso voy y vengo

en un péndulo sin prisa

entre el vil llanto y la risa,

entre dimes y diretes;

 

la presento con ribetes

de una triste paradoja

los días son como hojas

en el libro de la vida,

parece causa perdida

mi recta elucubración,

muriendo de desilusión

vive el poeta en sus notas

bebiendo gota a gota

su licor de incomprensión,

su prioridad la educación,

aunque eso poco importa;

 

viven poniendo la torta

quienes dirigen el orbe

cómo he de estar conforme

con la injusta repartición

en infame desproporción,

la peor tajada para el pobre

el fruto de su sudor salubre

es beneficio para el rico

con gustos muy exquisitos,

y disculpen mi rebeldía

en manejos de villanía,

no puedo estar de acuerdo

 

Disculpen también los cerdos,

por traerles a colación

en tiempos de revolución,

para nuestra mayor desgracia

a muchos les cae en gracia,

el no laborar ahora moda

y que nos calemos la coba,

de indignos politicastros

delegando ahora a los astros,

la solución de la crisis

signada por Aries o Piscis,

culpan al norteño imperio

 

y el pueblo en su sepelio,

por unos militares forajidos

o por violentos colectivos,

muere de mengua y desidia

dividida se encuentra la familia,

dividido el país entero

en este cruel estercolero,

nos ha sumido el proceso

anhelando el pronto regreso,

de vuelta a la democracia

sin demagogia ni falacias,

válido retomar el sentido

 

después de todo lo sufrido,

la fe en Cristo es eterna

en oscura caverna es linterna,

si mi plegaria es batería

tomadla como tonterías

de un prosaico en senectud

desdeñando la decrepitud,

intenta mover consciencias

ante tantas indolencias,

ante tanta complicidad y apatía

transcurre la vida mía,

pero llegando a la conclusión

 

hay esperanzas a montón

a pesar la equidad sea mito

y su valor importe un pito,

en mi vocabulario luengo,

y sin versos de abolengo,

nos queda como gratitud

el talante de la juventud,

innegociable en la refriega

no se cansa ni se entrega,

con mis rimas me entretengo, 

y vaya mi adiós realengo

que en este punto me detengo.

 

Por Hermes Varillas Labrador

 

1390                       11/09/2016

 

 

La imagen es propiedad de mi dilecto amigo Óscar Olivares

 

El amor por mi país me inspiró esta contestataria composición… escribí hace poco sobre esta Nación grande y generosa:

“Tierra de inmensas maravillas donde el Creador luego de su obra en el séptimo día colgó su hamaca para descansar, y desde ella extasiarse y contemplar lo magnánimo de su creación.”

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.