Lucy Quaglia

Oídos lejanos

Oídos lejanos,

Sólidos, calientes,

Sonidos crecientes,

Musa escurridiza

Que camina al lado

Y cuando me siento

Se esconde sonriendo.

Recuerdos pasados

De vidas que nunca

Se quedan tranquilas,

Que se van durmiendo

En vigilias locas

De aspiraciones truncas.

Amigos queridos,

Tierra de canciones,

Luces relucientes,

Ruidos que no paran,

E invaden mi casa.

Oídos cercanos,

Llenos de sonidos,

Espantos sufridos,

Molestos, mundanos,

Buscando fantasmas.

Canciones insanas,

Espíritus malos

Que atrapan mi paz,

Mi inspiración rara,

Resultados motivados

Generando una protesta,

Corriente de voces

Que quieren que escriba

Pero se rebajan

Con la impertinencia

Del hablar sin tino.

Ruidos sin excusas,

Mosquitos volando

Sobre la terraza,

La nuca, la cara y

Un sueño dormido

Que creyó en la vida

Mientras se resiste

Al peso del tiempo

Del ruido y la nada.

¿Qué será que siempre

Que escribo termino

Junto con la página?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.