Eleazar Robles Castro

TODO A SU TIEMPO

Ha llegado la mujer indicada a mi vida no es aun la indicada para amarla en totalidad y plenitud, aun tengo que corregir dos que tres errores que me atormentan, sanar heridas de los años, empezar a ir a misa los domingos, compararme un perro, morir dos veces resucitar tres, matar a la incertidumbre del deseo , tengo que sin dejar de ser yo ser un nosotros a un lado de ella, arrancarme el alma, espíritu, mente y corazón para que su amor ocupe ese lugar, despedir a cupido, convertirme en alcohólico anónimo del pudor de su cuerpo que me embriaga, ser fumador pasivo del aliento de su alma que relaja, ya que esa mujer en teoría es mi esposa soltera y yo su viudo de premisas de un pasado que ha dejado de vivir en mi hoy y todo porque la amo con y sin razón.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.