Lolaila

La tormenta.

La tormenta acude silenciosa al llamado,
de esta tristeza que abraza las ausencias,
doliente.
Nubes negras azotan las heridas de un corazón
moribundo,
Y en la espesura de la noche, las sombras se hacen eco,
de la perdida.
Esa que duele,
la que escuece en cada grieta,
grietas hechas con palabras
que como dagas, rompían,
en mil pedazos,
el azul de un cielo limpio,
el velo de la inocencia.
Y desnudo ante los ojos,
la verdad de tu misterio.
Tan pobre..
El alma grita su llanto,
impotente.

 

Comentarios3

  • Paco Jose Gonzalez

    Notable poema, me ha gustado mucho.

    • Lolaila

      Gracias.

    • jarablanca

      Un poema excelente.
      Un placer pasar por tus letras.

      • Lolaila

        Gracias.
        El placer es mio.

      • Llamarada

        Un grito de lamento por la perdida de lo que pudo haber sido. Duele abrir los ojos y mirar de frente a una realidad perdiendo la inocencia al experimentar un desengaño. No todo es dolor si se aprende a sonreír... Manuel

        • Lolaila

          Gracias Manuel.
          Saludos.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.