Walberto Díaz

Nevada

Cascadas de neblina.

Eterna sequía prematura.

Vientos caprichosos.

 

Siembran muertos.

Germinan olvidos.

Semillas expulsadas.

 

Una mano detiene el tiempo.

un ojo perdido busca respuestas,

una mandíbula escupe silencios.

¡Una agenda olvidada pesa tanto!

 

Lodo de otros polvos,

campos de recuerdos estériles,

sepultados en la gran manzana.   



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.