Dagny Meza

Cuando mi nieta el corazón trastoca

Cuando mi nieta el corazón trastoca
con la mirada de sus ojos bellos,
y la miel derramada en sus cabellos;
inspira caricias y amor evoca.

 

Cautiva el alma, y su ternura toca,
resalta su dulzura sobrehumana,
que, de tersas, de sensible y de sana,
su inocente transparencia, provoca.


Cuando mi nieta el corazón trastoca,
engalanada de amor, prendada viene,
con besos, y un te quiero cariñoso,
dulce y tierna, en mi corazón se prenda,
donde su imperial dominio mantiene.

 

En una oración dulce y amorosa,
pido a Dios, eternice sus virtudes,
engalanan pensamiento y acción,
bendicen de éxitos su vida, siempre.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.