rodoloco73

A mi padre.

Con todo mi pasado a cuestas
no puedo olvidarte... lo intento.
Quisiera algún día salir gritando,
aullando algo que me ahogue en el olvido.

Me pesa mucho tu recuerdo, ¿sabes?
Cada día que pasa me enfermo mas
y mas de tu presencia fotográfica
en mi cerebro... ya de por si caduco.

Pero a pesar de todo, Dios te bendiga
por revivir mi pétreo corazón, por haber sido...
por formar parte de mi historia... de mis lágrimas
que, en alguna parte del alma, te evocan.

Laus Deo

Carpe Diem



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.