Tigre Senshi

A la misma hora de la semana

Hoy es uno de esos días un tanto extraños, el sol esta presente pero no calienta...

las nubes están grises, pero no parece que fuera a llover;

el viento frío sopla con intensidad, y las hojas del parque empiezan a caer.

Solo el sonido de la naturaleza me acompaña.

 

Hoy es uno de esos días que no se ven frecuentemente,

casi no hay personas en las calles, y siento que solo estoy yo;

voy con mi cuaderno en la mano por si me dan ganas de escribir un verso...

para dedicarle a la mujer de mis pensamientos.

 

5:30 pm, a la misma hora de lunes a viernes veo una hermosa mujer en la ventana de su casa,

su cabello largo y hermoso cae como cascada por sus hombros...

ella es la causante de que escriba todos los días algo predilecto;

siempre a la misma hora la observo.

 

6:00 pm, de vuelta a mi casa la encuentro en el mismo sitio;

me siento en el banco que se encuentra enfrente, y me pongo a leer o a escribir un verso;

pero no le pongo cuidado a nada, disimuladamente solo la observo.

sus ojos son tan hermosos como dos luceros.

 

Me quedo un buen rato, hasta que se ponga el sol;

cuando me levanto para irme ella se entra, es tan hermosa,

quisiera que fuera mía, pero seria imposible...

quizás, sea una mujer prohibida.

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.