Alberto Escobar

Miradas

 

 

Mi mirada aspira a ser luz corta en la noche

del vehículo que me lleva a la aventura, otras

veces luz larga si deseo deslumbrar sin conseguirlo

la más de las veces.

Cuando me veo solo ante lo posible lanzo miradas que atienden

toda paleta posible de pintor que se precie, miradas azules si deseo

sumir en pleamar a la sorprendida que se bate en retirada,

miradas en tonos pastel cuando necesito el bálsamo de una sonrisa

que se queda varada en mueca.

Las miradas hablan sin decir, dicen sin sonar, suenan sin letra

porque no existen palabras que describan un sentimiento dibujado

en un iris sediento, iris que busca tablas de salvación , complicidad,

calor, energía vitalizante, vida, permanencia, infinitud, tiempo detenido

en un instante sempiterno.

El amor que se hace con la mirada es el único que baña en eldorado

la eterna juventud del cazador cazado.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.