Hermes Antonio Varillas Labrador

“Vida con mesura y sobriedad”

 “Vida con mesura y sobriedad”

 

No me quejo de vivir en el campo,

no envidio el ruido ni el smog de la ciudad

no tendré a la mano todas la comodidades,

pero sí algo que con nada puedo comparar.

 

El contacto directo con la naturaleza

de un aire puro en calidad y en cantidad,

y el canto de las mil aves madrugadoras

dando la bienvenida a la luz con humildad

es un mensaje evocando al sabio Salomón

es la eterna gratitud en un canto celestial.

 

Si hay lecciones de vida insuperables

las hay valiosas y no se deben soslayar

vivir en completa paz y en armonía

es vivir sin stress y con tranquilidad.

 

En el campo la vida es motivo suficiente

para todo el que sabe evaluar y valorar

la inocencia del abnegado campesino

y su tesón en su labor y dura actividad

de producir con amor el pan de cada día,

sin el agricultor el orbe sería un triste erial

la herencia del labrador es leche y miel

bienaventurado artífice de la productividad.

 

Por Hermes Varillas Labrador

1383                           31/08/2016

Disponible en: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10209037558990597&set=a.10208520208377155.1073741877.1066336291&type=3&theater

Comentarios1

  • María Isiszkt

    Oh que envidia, me encataría vivir en el campo con una tumbona me conformo para mirar el paisaje, pero luego arar la tierra para comer sus deliciosos manjares.
    Un abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.