LEO HENRY

NO TE TARDES...QUE TE ESPERO



 

Las sombras...todas mis sombras se me aquietan.

Andan cual pájaro herido detrás del resplandor

que se guardó en mi alma.

Y allí en mi camino...al final del recorrido,

tu sola sonrisa ilumina el sonido de palabras

con un pañuelo de estrellas

en el último número que me asignó la aurora.

 

Guardaré conmigo debajo de mi espera

la lágrima tibia y penetrante que de tus ojos

 brotará callada como un péndulo 

al fina de mi cosecha.

 

Y en el navegar de la brisa 

sobre mi extinto cuerpo,

florecerán tus recuerdos...erguidos

sin límite de tiempo,

para flotar en el aire que impulsa mi éxodo

hacia la ausencia definida de tu tacto.

 

Ya mis cansados pasos se esfuman en el tiempo.

Paso a paso en el exiguo camino que me queda,

se juntarán tus pasos con los míos

en un embeleso de crepúsculos tempranos

que sellará tu alma con la mía.

 

No te tarde mi amor...que allí te espero,

donde la luz espera por tu fulgor de luna.

Para abrazarte eterna en medio de un suspiro

que de mi espíritu

se embriague perpetuo con el tuyo.

 

LEONARDO HENRRICY SANTIAGO

Leo Henry

El recluta de la nostalgia.

 

 

Comentarios1

  • Maria Hodunok.

    Delicado y muy bonito.
    Palabras sutiles que maravillan a quienes te leemos.
    Que honor poder estar en tu rinconcito poético Leo.
    Un placer
    Y todo mi cariño.

    • LEO HENRY

      Gracias mi estimada y siempre querida amiga. Muy sentido tu comentario al tema que he expuesto hoy. Es un tema de amor absoluto aunque no muy lógico. Es una petición absurda por el amor pero muy permitida por esa misma locura de amor. Mi agrado por tu agrado es inmenso. Abrazos como siempre.....



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.