orlando balbas

MIRADAS AL MAR

El cielo emprendió hacia algún rincón de la tierra,

Escapó derrotado.

La luna ya no le daba sus miradas,

eran ahora del mar lejano que pasaba,

ella correspondió a sus oleajes eternos.

El cielo solitario quedó mirando las estrellas,

que enamoradas del espacio,

acudían en lentejuelas iluminadas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.