Santiago Miranda

Problemas

Que sería de mí, ahora bajo el régimen

De la perpetua calma. Sin ti, preocupación inquilina

Que por las tardes te busco por rutina, en la ciudad

De recovecos, En mis laberínticos canales

Constituida, Que vacío estaría, este hogar

Sin tus oscuros colores, sin tus nubes tibias

Que provienen de algún futuro, erran inciertas

Por las noches, que no te encuentro

Te invento y me invento, nuevo

De la muerte herederos, siempre fieles

Jamás me han dejado mis pequeños

Para ellos, los globos de helio están

Prohibidos y sus raíces desconocidas

Se anudan a mi biografía fragmentaria

 

Ya

      Me doy las vueltas antes de dormir

y el sueño queda aplazado para el alba

      Buscando ventanas al inexpugnable

Dilema, me doy vuelta por los espejos

      y logro reconocerme nuevo. Ahora

 

 

Crear soluciones, buscando moverse

Cranearse los sesos tapados

Me renuevo cada año en tu juego

Y ahora entiendo que lo importante

Se resuelve solo ¿o era lo contrario?

Y que las cicatrices permanecen en la mirada

Invisibles, la pérdida es el brillo tras los entes

 

 

Vengan todos a mí, ahora, ya les digo

Abrácenseme fuerte, niños prodigios, hijos

Pródigos, nos hundimos de infierno y para nada

Estoy aquí sólo con ustedes a mi lado.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.