Cesar Ricardo Gomez

ESPERANDOTE

Parado al horizonte

Esperando tu llegada

Pero me dejas esperando

Triste y desconfiado.

Tu llegada encadena el vacío

Mirando tus ojos oscuros y sin emociones

Preguntándome ¿Por qué?

¿Porque aún no llegas por mí?

Te estoy esperando,

Como cuando el día espera a la noche,

Solo ven tranquilamente.

No deseo otra cosa,

quiero estar a tu lado

ocultándome en tu bella ropa.

Envuélveme en dichos vendajes

porque quiero ser uno contigo,

quiero andar contigo, quiero estar contigo

aunque todos digan lo contrario.

Estando en un gran y bello campo,

adornados con bellos epitafios

estando allí errante buscándote

Pero a veces y ocasionalmente viéndote.

Callada, silenciosa y apaciguada

tal cual melodía de un violín,

emitiendo notas alegres, tristes y profundas

Volteas por un momento para observarme.

Callada y muda,

te desvaneces en la fría noche.

Rondando mi cabeza día tras noche,

preguntándome cuándo llegarás.

Solo espero que llegues con una dulce melodía

Que sea mi lúgubre sinfonía,

con un palpitante sonar que acaricie mis oídos,

con los sentimientos más puros que puedas expresar.

Y así irás silenciosamente,

callando mis penas y alegrías

Con aquella canción,

Con la cual emanas tan bella melodía.

Para luego yo dejarme caer en tus brazos,

arropándome con tu vestidura,

di fu minando mi existencia en ti.

Hermosa mujer llévate mi alma agonizante

Y enamórala  con tu ser

Ser callado, frio pero que siempre espere…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.