Leandro

Mi Abuelo

No puedo imaginar tu historia,
Un niño corriendo entre el mar y la tierra.
No puedo imaginar tus ojos
Y el dolor de dejarla partir con su silencio.
Tu pelo se volvió cano, tus manos llenas de ira,
Y guardaste en un baúl el recuerdo la daga
Que clavo tu alma profundamente herida.

No sé si naciste en Diciembre, como decían,
O en Agosto cuando la vida en el sur comienza.
No sé si jugaste con tierra y madera
O solamente miraste las nubes calladas del cielo.
Como un ave volaste a los tiempos eternos
En un carro viejo de ufanas historias,
Fue esa luna *penquista como un triste invierno.

Y esa cuidad que abrazo tus miedos,
Donde amaste a la amada y robaste su tierra,
Esa cuidad aun te mira de lejos
Como yo te miro desde la roca perdida.
Viejo amarraste a mi pecho de hombre
El orgullo de tenerte en el profundo recuerdo,
En el frio del norte habita suave tu nombre.

Yo recuerdo tus manos cansadas,
Recuerdo esa pálida noche de septiembre.
¡Cómo me golpeo eso a mi alma!
Tú lo sufriste en la oscuridad absoluta
Y no quisiste darnos más tristeza.
No quisiste que viera tu alma abatida,
Y entre tu casa y un árbol armaste tu fortaleza.

Nunca viste mi destino lejos de mi tierra,
Aunque creo que en el fondo lo intuías.
Como sabias que vida era pasajera,
Que no se detiene el futuro en una estación lisonjera,
Ni el sol por en las tardes de verano,
Viejo hombre de playas **Tomecinas,
Abuelo tierno, tomaste dulcemente mi mano.

 

*refiérase a la cuidad de Concepción

**refiérase a la cuidad de Tome

 

Leandro

Derechos Reservados

2016

Comentarios2

  • gaston campano

    Ya que tú relataste la historia de tu abuelo exiliado con una crudeza que solo es imaginable para nosotros, va aquí la de una abuela.

    Era alta pelo claro
    una tormenta viviente
    su mirada penetrante
    algo suave sugerente.
    fue la bailarina celeste
    con traje de muselina
    en el escenario viviente
    se destaco por lo fina
    Alegre era su vida
    y en la mitad mas querida
    al cumplir esos dieciochos
    según digieron
    esos años sospechosos
    y desapareció dejando
    una estela de rumores.
    Talvéz ocho años despues
    como una sombra viviente
    se pasea, con pelo cano,
    ajada,seria entre la gente
    sin decir nada de nada
    por no remover heridas
    que la tienen casi muerta
    vagando en esta vida.


    Eso pasó en los días negros de nuestro país.

    Saludos fraternos

    • Leandro

      Es cierto, abrazos desde tierras lejanas.

    • Gisela Guillén

      Emotivo poema, recuerdos del abuelo
      Me gustó mucho
      Saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.