Jordi S. Enríquez

El faro, el cofre y el corazón

Había un edificio, alto y blanco.
Las olas golpeaban esas rocas
Que había bajo de sus zapatillas.
Y una luz verde adornaba en lo alto.

Bajo las olas se olvidaba un cofre,
Un tanto sucio y roto, ya, tal vez.
Hoy es el escondite de un raro pez
Que no sabe lo que, dentro, esconde.

Antaño se guardaba un corazón.
Tal vez amado, tal vez olvidado.
Tal vez cuidado, tal vez destrozado.

Pisoteado, golpeado y odiado.
Maltratado, a veces, también puede.
Pero siempre se ha reincorporado.

JSE - 31/08/16

Comentarios1

  • gaston campano

    Un corazón martirizado, que talvez fue glorificado, pero por un descuido dado quedó herrumbrado.
    Saludo amigable.

    • Jordi S. Enríquez

      Y que por muchas veces que cayó siempre se ha levantado, y así segurá siendo. Un saludo :D



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.