Esteban Mario Couceyro

La charca

En su ausencia, el mar

dejó una charca

dónde el cielo inventó estrellas

promesas de apasionados besos

y un pez, ya muerto en el olvido.

 

A pesar de eso

te quiero y tengo

abrazada de arenas.

 

Hasta que una vez más

desaparezcas entre la marea

rodeada de nuevos peces

rizada de vientos

capitana del horizonte

de la memoria, los ojos

y las estrellas.





Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.