Alexaindre bello

insaciables

Todavía recuerdo cuando cruzaste mi sendero y como extendí

Mis manos con deseo de alcanzarte,  Y  aunque te grite “te quiero”

fueron tan ligeros tus pasos  que no escuchaste.

Quizás en la esperanza sombría pudiste sentir  mis manos 

Recorrer los senderos de tu cuerpo, y  mis boca besar las curvas

De tus labios   chocando a  veces con pasión los bordes blancos

Que  protegen el néctar tibio de tu lengua,

Apenas puedo recordar

 Como temblaste entre mis brazos, eclipsando

 Tu  mirada seductora, Cada vez que con un beso

Tratabas de entregarme el alma en el  aliento.

Recuerdo la firmeza de tu cuerpo  Joven, que   trato de seducir y

 apagar la sed desmedida del desierto.

 si te escuche gritar de emoción  y con  jadeos,

 vi el sudor que  emanaba de tu cuerpo, 

 cuando el calor del desierto que se quedó en tu piel

y la sed de la arena que se plasmó en tus ojos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.