Santiago Miranda

El mal (de la capital)

 

América no es una tierra joven: ya era vieja y sucia

y perversa antes de los indios. El mal está en ella, esperando.

  1. W. Burroughs

 

Santiago, el mal es el origen. de la ciudad

Cuando de a dos en dos, invocados

Habitaron la hectárea consagrada

Solo a si, reservada. Satanismo cultural

El mal, se unió para fundar

Una nueva capital, Santiago he ahí mal

 

Va más allá de los reos y carcelarios

Verdugos sobre recios caballos, Más allá

De la pica ciega y las atravesadas

Lanzas que profanaron, endémicos

Cadáveres, descubrir la indígena ciudad

Fue cosa fácil para el mal, en la estructura

Solidificar, sus leyes de justicia, ausentes

 

Ahora la luz, que es la modernidad

Ahora, la sobrecarga y la velocidad

Ahora, las callejuelas sobran y las piedras

Olvidaron, sus nombres milenarios, tus apellidos

Borrados, ahora que tierra pide sangre

Constantemente, se desata la violencia

 

Y bebemos para rememorar

El idilio que no conocimos jamás

Y nos matamos mutuamente

Con las palabras o las manos ambas

Con el corte certero de las agudas

Esdrújulas o las tildes de hierro

La perra, la madre, los huevos

 

Hinchados de mentir, robar, trabajar para cobrar

Los bajos sueldos, todos somos mercenarios aquí

Y no hay mucho que hacer ya con nuestros nosotros

Ahora, el contagio se lleva en la sangre, como una carga

Viscosa, que al contacto se propaga, íntimamente

Hay quienes confían en el derrumbe, la solución

Y la última expiación, yo soy uno de ellos: ahora.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.