ErC

Alucinación

Vamos a embriagarnos dijo mi conciencia,
Cansada de tanta puta mierda,
Como diría mi abuela, “Que siga la juerga”,
No es de engañar a la sociedad,
Este maldito asfixiante sistema,
Solo es de levantar una vez más la cerveza,
Es Tranquilizante sentirla en mis arterias,
Encender una idea en donde el mundo desaparezca.

Me imagino una explosión en la vivienda de los más altos burgueses,
En mil fragmentos terminan después del estallido.
No se les encuentra forma, hasta que descubren su fortuna,
Delirante es sentir felicidad por la destrucción de esos seres infernales,
Pero que le queda a esta existencia, donde cuesta más un condón que una vida.

El alcohol reconforta mis emociones,
Esas que decayeron cuando vi a mi mujer,
Follando con el maldito de mi jefe.
No tengo corazón dicen mis conocidos,
Después de casi matar a golpes a mi esposa,
Y ah ese animal repugnante que me daba órdenes.
Ardor siento en mi memoria cada que recuerdo,
Esa detestable sesión de imágenes por mi cerebro.
Que se joda ardiendo esa extraña mujer en el círculo de la infidelidad.

Estoy loco cuentan mis amigos, el pájaro azul y la gallina pinta,
Son los únicos que tienen paciencia a mis platicas,
Tal vez me escuchan porque están en una jaula,
Al igual que yo en mi sofocante hogar,
O en las rejas que hay por toda la ciudad.

Mi mirada busca una pizca de pena,
En el infierno que crean los gobiernos,
Pero nunca la enfoco ni la encuentro,
Tan solo encuentro la vera del sufrimiento,
En los miles de lamentos del ciudadano que pasa a mi lado.

Un vaso de whisky triple, me carga de energías,
Para salir a ver la anarquía de mi vecindario,
Encontrar al niño rico del barrio manejando como diablo,
O la niña más bonita seduciéndolo desde su habitación,
El viejo de la esquina tirando platos llenos de comida,
A eso nos lleva este puto sistema, materialista y sin creencias.

Al momento de fumar mi primer porro,
Mi imaginación vuela,
Y me encuentro en mundo sin fronteras,
Donde la gente creé en la igualdad,
Sin diferencias de papeles con numero,
O plástico que valen más que un feto,
Evoco ciudades repletas de maleza,
Cuidada por el hombre como si fuera su propia hermana,
Casas sin mascotas encadenadas,
Hombre libres creando, disfrutando y soñando.
Diseño un mundo donde no somos el centro del universo,
Ni buscamos hogares lejanos,
Tan solo cuidamos y mejoramos con el que contamos,
Así mi fantasear drogado lleno de utopías sensatas.

Se pasa el efecto y vuelvo un poco más demente,
Deseoso de matar a los parásitos,
Que con su capitalismo, socialismo, comunismo, democracia y su infame nobleza,
Destruyen a la pureza de la humanidad,
Esa que desafía a la naturaleza,
Y crea ideas irreales de superioridad.  

Me gustaría ver a un meteorito  en el cielo,
Ver que nos extinguimos,
Dejando libre a la madre tierra,
De tan aberrante mal,
Porqué en verdad no somos dignos,
De los recursos que nos obsequia ,
Cada día a cada uno de nosotros,
Los seres más evolucionados,
Del sistema solar.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Fuertes y soberanas metáforas que surgen desde el alma de su creador para sentirlas propio tuyas amigo Camacho



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.