Lidia

SOY...

Soy el desahogo

de las almas que sufren

porque les sirvo

de aliento a su dolor

y muchas veces, hago

disipar sus penas

y llego sin tenerme 

que llamar.

Soy bálsamo

para las heridas,

que hacen sangrar

el corazón

y aunque se que

no puedo curarlo

se que mi presencia,

lo puede hacer calmar.

Porque soy el desahogo,

de las tristezas del alma

y se que puedo darles, 

un poco de paz.

¡Soy el Llanto!

Comentarios6

  • gaston campano

    El llanto no sabe
    que la alegría es mejor
    para aliviar ya no cabe
    un llanto consolador.

    Una descripción real de lo que puede producir las lágrimas derramadas.

  • Lidia

    Gracias amigo por tu comentario y un fuerte abrazo.

  • Fabio Robles

    Lidia qué bonito te quedaron estos versos.
    Buen pensados e igual bien escritos. Te felicito

    • Lidia

      Gracias amigo, me satisface que leas mis humildes versos y gracias por comentarme. Un fuerte abrazo.

    • EdithElviracolquirojas

      bellos versos LIDIA

      • Lidia

        Amiga Edith, gracias por leerme y comentarme.

        • Lidia

          y un fuerte abrazo.

        • El Hombre de la Rosa

          Muy hermosos y bellos son tus versos amiga Lidia

          • Lidia

            Hola amigo, un gusto saludarte y te doy las gracias por tu comentario. Un fuerte abrazo.

          • Lita_81

            Precioso estimada poeta, no hay nada mejor que el llanto. Es la forma en como el alma se libera de tanta tristeza o frustración. Una catarsis...
            Bendecida sean las lágrimas porque de ellas se desprenden las ataduras del alma...
            Aunque no todas.
            Un procioso poema una joya.
            Saludos fraternos

            • Lidia

              Gracias amiga linda, por tan bellas palabras a esta humilde persona. Que no puedo decir soy poeta pero lo poco que escribo, lo hago con el alma. Un fuerte abrazo.



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.