Bernardo Arzate Benítez

El indigente.

 

 

A mi que me importa que diga la gente
que el hombre esta así por su pereza;
mas bien creo que es la pobreza,
que lo a dejado indigente.

 

Si hemos de dar al que esta hambriento
no vamos a buscar por qué razones,
debemos sentir sus corazones,
y oír su grito de lamento.

 

A veces detenemos nuestra mano,
haciendo caso a los que otros dicen:
A aquellos que al indigente maldicen,
con acento muy ufano.

 

No es negocio mío investigar su vida,
es un ser humano y eso es lo que importa;
compartir con él nuestra comida,
tornará mas rica nuestra torta.

 

Autor:Bernardo Arzate

 

 

 

Comentarios1

  • romo

    Muy cierto lo que plasma en tus letras. Mis felicitaciones.
    Saludos

    • Bernardo Arzate Benítez

      Gracias Romo.Aprecio tu visita y amable comentario.
      Un abrazo



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.