Samuel Santana

Existencia

En un solo dìa,
el mar construyò un pueblo
de hojas y de aire.
Los relàmpagos atravesaron los portales
de las estrellas rutilantes
y un amanecer tierno despertò
las flores a orillas de los sepulcros.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.