argantonio

Ocaso y amanecer

Sola frente al crepúsculo

desde tu propio crepúsculo

serena y sola, viaja la nostalgia

hacia la infancia

reencontráda frente

al agua

 

Rachéa el cormorán

hacia el rosado y viejo sol

de la tarde que fenece

 

Y tu sola, con la sola

fuerza del alma

frente al mar.

 

Marinera de corazón cansado

¿Cormorán o Gabióta?

¿Alga o piedra?

Difusa trancisión de esta hora.

Como Ulises

ha encontrado su Ítaca serena.

Sin una lágrima, junto al mar.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.