El Corbán

LA ROSA CALLÓ AL FANGO

 

¿Dejó de ser rosa?

Si, sus espinas la hacían ser orgullosa

A sus ojos, se creía indomable e interesante

Porque se veía inalcanzable e importante.

 

¿Dónde están, oh rosa tus espínas?

¿Dónde quedó la grata forma en que te veías?

Cual yerba silvestre fuiste tratada

Y al suelo, sin piedad, fuiste arrojada.

 

¿A quién le importó tus espinas?

¿Hermosas, imponentes, delgadas y finas?

¡Ah rosa efímera pisoteada fuiste!

Y sin darte cuenta: en vida tú te moriste.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.