Hugo Emilio Ocanto

Perdóname - Monólogo teatral - - Autor e intérprete: Hugo Emilio Ocanto - -Grabado-



 

(Abre telón. Actriz arrodillada,

con las manos sobre su rostro, llorando.

Actor, botella de bebida en mano, vacía)

Deja ya de llorar. Ustedes las mujeres siempre

lloran por pequeñas situaciones. Por cualquier motivo.

A veces pienso que tus lágrimas no son reales.

Finges llorar. ¿te crees estás en el teatro

representando un personaje?

Levántate, pareces una pordiosera

pidiendo limosna. Te veo como si no

tuvieses piernas. Levántate, siéntate,

y deja de llorar por nada.

Si estás ebria, ve y lávate la cara.

Pareces una payasa con ese rostro...

desmaquillado.

Escúchame, lágrimas de cocodrilo,

la próxima vez que me robes el poco

alcohol que me queda, va a ser la primera

vez que he de darte tal tremenda cachetada,

que te hincharé la cara.

Trata de no contradecirme,

no pronuncies una sola palabra más.

Me has tratado de borracho

¿y tú qué eres? ¿quién contagió a quién

de esta maldita adicción que ambos tenemos

a esta mierda de alcohol?

Fracasado... también me has dicho que soy

un fracasado... ¿ y tú qué eres?

¡La fulgurante estrella luminosa opacada!

La señora del espectáculo...

¿cuánto tiempo hace que has desaparecido de escena? 

Ah!... hablas... sabes hablar...

es cierto... te pedí  no lo hicieras...

Tengo un tremendo dolor de cabeza...

¿decías?...¡Claro que sí, los dos estamos

en la misma situación!...

Alcoholizados y pateados por productores y directores.

¡Dos años ya!... y cada vez estamos peor...

sin trabajo, sin actuar... y nuestra

cuenta bancaria se ha quedado con

solo unos miserables pesos...

Aquella última noche que representábamos

la obra, habíamos bebido de más...

y así nos salió el final...

con cualquier cantidad de olvido de texto,

y fue evidente para el público;

tampoco pudimos salvar la escena,

improvisando, porque teníamos en nuestras tripas,

cualquier cantidad de alcohol...

y esa noche, fue nuestro derrumbe...

la catástrofe para nuestra continuidad 

en un escenario.

No fue la única noche, nos dijeron...

y tenían razón... ya éramos alcohólicos...

y no hemos escarmentado... continuamos bebiendo...

¿para qué lo hacemos, para olvidar un pasado

artístico que ya no tenemos?

Si no continuamos, ha sido porque somos

unos inconscientes e irresponsables...

seguimos siendo unos fracasados,

unos amargados ebrios que no abandonamos

el vicio del alcohol, que está matando

nuestra salud... y nuestro cerebro...

mira esta botella, vacía... nos hemos quedado

sin una gota...

¡estúpidos borrachos!...

Tú no has hecho nada para que yo deje este vicio,

ni yo tampoco. Nos aceptamos tal cual estamos.

Ya es tarde, ¿verdad? ¿ya nada podemos hacer

para reparar esta interminable ausencia 

sobre un escenario?

¿No extrañas, no desearías volver...

a ser lo que fuiste?...

No me mires así, con ese rostro

de mamarracho. ¡Dos ebrios es lo que somos!...

dos seres que todo lo teníamos...

y que todo lo hemos perdido...

por esta maldita adicción...

(Le da una patada a la botella vacía)

Nos han sugerido tratarnos,

y ninguno de los dos ha aceptado...

¡Qué ignorantes hemos sido!...

Tú has intentado suicidarte, sin lograr la muerte...

Yo traté de envenenar mis tripas,

y me salvaron...

¡Mejor hubiese sido me muriese!...

El destino ha querido siguiésemos viviendo los dos...

aún permanecemos juntos... sin alegrías,

sin esplendor...¡cansados ya de la vida!...

pero somos culpables... en realidad,

el más culpable de esto, soy yo...

que te induje a la bebida, cuando tú solo tomabas

agua, soy un maldito desgraciado...

he arruinado mi vida, y también la tuya...

esto... esto tiene que acabar... terminar

con esta angustia... con este fracaso...

el que también te hice tener a ti...

¿Recuerdas aquella escena cuando el

personaje llegaba a su casa, cantándole

hermosas palabras de amor a su amada?...

Esa fue una escena teatral...

En la vida real, nunca te he cantado...

hemos pasado momentos de gloria...

y yo la he hecho desaparecer...

Se me parte la cabeza de dolor...

Me voy a dormir... no tengo sueño,

pero tengo las piernas que no me dan más

para estar parado...

Quiero...(Se arrodilla delante de su esposa)

parecer un hombre sin piernas...

tengo muchos deseos de llorar...

Cuando te dije lágrimas de cocodrilo,

te mentí... sabía que tu llanto era real.

He sido muy injusto contigo...

Aquí, arrodillado, te pido que  tratemos

de curarnos, tal vez... podamos regresar

al teatro, al éxito... el público nos quería...

Si volviésemos sanos, seguro han de recibirnos...

quizás podamos volver a escuchar sus aplausos...

a mostrar nuevamente nuestro talento...

¿Me permites darte un beso?

(Ella asiente. La besa, en los labios)

Perdón, te pido perdón...

Cierra telón.

Todos los derechos reservados del autor ( Hugo Emilio Ocanto - 22/04/2013)



Lee todo en: Poema Te pido perdón ( Monólogo teatral) - Grabado, de hugo emilio ocanto, en Poemas del Alma http://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-237423#ixzz4IUwpncg3

  • Autor: hugo emilio ocanto (Seudónimo) (Offline Offline)
  • Publicado: 27 de agosto de 2016 a las 02:25
  • Comentario del autor sobre el poema: Una IMAGINACIÓN DE AUTOR. Que podría llegar a ser una realidad en la vida de tantas parejas. Artistas o no. UNA ACLARACIÓN: leer los paréntesis, por favor. REEDITADO. Hoy, por Ivoox. Espero les agrade. Feliz día, amigas, amigos. Hugo Emilio.
  • Categoría: Amor
  • Lecturas:
  • Usuarios favoritos de este poema: eibaoga, Maria Hodunok., Jesús Lantigua, javiramos63, victolman, Alexandra L.

Comentarios8

  • eibaoga

    Me gusto leerte y oírte. Mi aplauso de siempre a tu talento.

    • Hugo Emilio Ocanto

      Mi agradecimiento de siempre por tu presencia y aplauso, poeta.

    • Maria Hodunok.

      Sublime monólogo Hugo.
      Por fin te vuelvo a escuchar en tu verdadero talento teatral, sos un maestro amigo de mi alma.
      Te admiro.
      Feliz fin de semana.

      • Hugo Emilio Ocanto

        Muchas gracias María.
        Quisiera estar siempre interpretando estos monólogos.
        Pero también me debo en la vida, a ustedes, a sus letras.
        Te admiro, mi amiga del alma, como siempre, desde hace cinco años...
        Feliz fin de semana.

      • Jesús Lantigua

        Magistral trabajo mi amigo Hugo. Tengo un gran placer en recorrer tus letras. Abrazos.

        • Hugo Emilio Ocanto

          El gran placer de que estés acompañándome, Jesús.
          Muchas gracias.
          Abrazos.

        • Fabio Robles

          Hugo Emilio
          Tremendo tema, sin duda, afecta a muchas parejas y que puede dar al traste con trabajo el amor, todo. Interpretación con alto grado excelencia. Felicitación mi querido amigo

          • Hugo Emilio Ocanto

            Fabio. Un tema que pienso ha de repetirse en muchas parejas.
            Para mí, ser autor e intérprete de este monólogo, es sentir en mi alma de actor, una profunda felicidad.
            Agradecido por tu felicitación, querido amigo.

          • victolman

            El alcohol, el gran amigo de las sociedades que desean aplacar su sed de injusticias... Hermoso contexto mi estimado Hugo Emilio Ocanto, un monólogo que enseña de muchas personas dominadas por el alcohol... pero que en este caso (que no son todos los casos) existe un arrepentimiento, una madurez, un cambio de proceder... Reflexivo, me agradó mucho el sentir... Gracias por compartirlo buen poeta... Abrazos!!!

            • Hugo Emilio Ocanto

              Muy agradecido Victolman que estés acompañándome en este monólogo. Mi inspiración me ha llevado hace tres años a plasmarlo.
              Esto no sólo ocurre en una ficción teatral. También puede ser en la vida real...
              Gracias por tu sentido comentario, amigo poeta.

              Abrazos!!!

            • Alexandra L

              Excelente Hugo, me encanto leer y escucharte. Felicidades.

              Un abrazo, feliz sábado, Alex.

              • Hugo Emilio Ocanto

                Muchas gracias, Alex.
                Agradecido por tu presencia y comentario.
                Felicidades.

                Un abrazo, feliz fin de semana.
                Hugo Emilio.

              • javiramos63

                Hola Hugo Emilio amigo mío.
                Escuché, leí y no pude evitar llorar con lo que oía.
                No te puedo decir mucho, tan solo una emoción expresaré ¡Dolor!, me dolió el hombre de tu monologo, me dolio la mujer que parecia no tener piernas y resulto ser su esposa. Me dolió como el alcohol de mierda sus vidas destrozo... es un monólogo que me a llegado no a la cabeza, esta vez me ha dado de lleno en el corazón.

                Un abrazo amigo y poeta.

                • Hugo Emilio Ocanto

                  Hola Alfredo Daniel, amigo mío.
                  No tienes idea de la felicidad que siento al leer tu comentario, poeta.
                  Sabes que esto es lo mío.
                  Pregúntale a tu hijo cómo se siente en un escenario.
                  Bueno, tú ya lo sabes.
                  Así me siento yo. ¡FELIZ!
                  Agradecido por tus alentadoras palabras que las expresas de corazón.

                  Un abrazo amigo y poeta.
                  Hugo Emilio.

                • Violeta

                  Es tu don y lo admiro mucho y a ti te quiero mucho tanbien gratisimo leerte y escucharte más... Besotes

                  • Hugo Emilio Ocanto

                    Muchas gracias Violeta.
                    Grata es tu presencia, siempre.
                    Besos.



                  Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.