Kin Hoshi

Aracne...

Oculta en la esquina sombría,

ocupada siempre se encuentra

cruzando sus brazos como agujas

tejiendo su larga condena.

 

Despojada de su belleza,

su habilidad incrementa

pues a los ojos que le contemplan

de gran asombro, perplejos los deja.

 

Habilidosa costurera,

que osaste a una diosa igualar

ahora diminuta te encuentras

sin mas gracia que hilar.

 

Y en tu empeño menospreciado,

que en cada día haz de ver

como todo tu trabajo

el plumero acaba con el.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.