abelardo chavarriaga

LA VORAGINE DE UNA ILUSION

 

 

 Vuelto mis ojos a través de la copa,

mi corazón se amilano al escuchar tú voz,

me sentí huir de tú lado,

al decirme, no te volveré a ver,

en el abismo de mis pensamientos

se enrollo mi ser por ti y en una

caracola vi navegar mi afligido

y comprimido corazón, entumeciéndose cada vez

al acercarme al fondo de aquel ser de luz,

me sentí tan pequeño

como mísero grano de arena, pareció efímero

entre las brumosas ruedas del destino,

hoy te volví a ver, tan cerca, tan resplandeciente

que desenrolle mi ánimo y busque percibir tu aroma,

beldad infinita no limitada en este universo

tan infinito y finito a la vez,

acercarme a ti es sentir

que dos galaxias se encuentran en un aire terrestre,

hoy escuche tus taconeos

y desperté aquí donde leo este recuerdo,

me animaré a beber una taza del té de tu jardín,

fulgurante estrella del eterno renacer de la vida,

hoy las notas de una guitarra me acercan más a ti,

hoy buscaré en cada átomo de mí ser,

cuantos contigo vibran,

donde en un enlace del más dulce amor,

sentiré cada uno de tus átomos,

hoy mis sentimientos me llevan a dibujarte,

 un hermoso árbol de almendras y bajo su sombra,

en las hermosas montañas de la tierra,

hoy no era yo, hoy solo soy

una simple bruma del aire caliente

de tu aliento, hoy percibo eones de soles

reunirse en un solo destello de tus hermosos ojos,

 

 

Abelardo Chavarriaga Mesa

San Cristóbal,25 Sep. 2015



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.