Jordi S. Enríquez

Despertar de dolor

Las hojas de los árboles susurran
La tristeza que emana de mi interior.
Los pájaros no cantan su canción
Porque llueven muchas gotas de dolor.

Cada paso que doy, tropiezo y caigo,
Y, como ahora, me ahogo en un llanto
Aferrándome a mis piernas con temor
De levantarme, ver tu ausencia y caer.

Entre lágrimas bebo el sorbo último
De esta botella vacía de alcohol
Y mi consciencia se va como el humo.

Despierto entre lágrimas y alcohol.
Sigues sin estar, y vuelvo a caer
En un dolor que no puedo romper.

Nos canta el viento su triste canción.
Una vida se ha ido, se ha esfumado.
Se ha visto sobre el suelo ensangretado
Un rojo corazón abandonado.

Un corazón que de un cuerpo escapó
Esparciendo sangre a dos metros de él.
Sacando el rojo dolor por su piel
Brilla la lágrima que desaució.

Entre lágrimas bebo el sorbo último
De esta botella vacía de alcohol
Y mi consciencia se va como el humo.

Despierto entre lágrimas y alcohol.
Sigues sin estar, y vuelvo a caer
En un dolor que no puedo romper.

JSE 18/08/16



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.