Monroy Gemio Pedro

REFUGIO


¿Por qué has dejado de escribir?
me dicen a veces.
Les miro fijamente,
pero no sé qué contestarles.
Entonces me levanto del barro,
pienso que estoy vivo,
me siento frente al ordenador
y escribo un poco.
Mi única intención,
era la de perderme para siempre...
pero medite unos segundos,
pensé que no hacia falta la distancia
para errar eternamente.
Cada día y para siempre,
cada noche, cada día,
sopla un viento fantasma
que no descansa nunca,
y siento...
que no queda ya nada en mi mente
digno de contarse.
Regreso al lugar donde me escondo.
Nadie irá allí a buscarme.

P.M Pedro Monroy Gemio

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.