Renato Claudia

Un simple juego

Termina tus palabras, termina con esa mirada.

Miro tus manos, tus manos me tocan.

Toco la noche, la noche me abraza.

Abrazo tus palabras, tus palabras me calman.

La calma no es nada, la nada no es inmóvil.

La inmovilidad no une, unidos nos amamos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.