Vito_Angeli

Dichosa eres, mujer!

No cuesta mucho saber tu esencia,

esa que derrochas con mayúscula:

me invita a seguirte por mi brújula

hecha con la mano de tu presencia.

 

Es casi no posible resistirse ante ti

no estaba alardeando lo que hizo;

el Todopoderoso formó y lo quiso

bastando ante ti someter lo que fui.

 

Eres ser que nuestro Señor ofreció

para decirle al mundo de tu belleza:

la que nos rodea con tanta simpleza

haciendo de la noche sol encantador.

 

Tienes el don de cada nueva estrella,

vuelas como alas de alta ensoñación,

son solo tuyos este amor y su huella

mientras yo soñaré con tu dulce voz.

 

Comentarios1

  • Hada Marilyn

    Le escribes a la mujer como una obra teniendo en cuenta a su creador. Me gusta.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.