Esteban Mario Couceyro

Mensaje para quién lo encuentre

Naufragué en este lugar sin nombre

despertando una mañana, antes que el sol

no es un lugar habitual

estas playas, no tienen mar

ni espumas de la resaca

el cielo azul profundo

no tiene nubes ni pájaros.


Me incorporé como pude

y vi un paisaje simple

de arenas blancas, interminables

he caminado y caminado

sin llegar jamás al horizonte.


Soñé dormido y despierto

con hermosas naves

de velas blancas

dominadas por mi mano.


Deseé frutos sabrosos

en una mesa compartida.


Pero en este lugar

el sol sale puntual

para verme envejecer

y por la noche

la luna serena y fría

mira sin ver, mi desgracia.


Un día mientras caminaba

encontré esta botella

y recordé la tradición marinera

este mensaje desesperado, puse dentro de ella

y no habiendo mar, la arrojé detrás de mi

con la esperanza que alguien la encuentre.


Seguiré caminando, hasta llegar al horizonte

donde seguro estaré esperando

al sol, la luna

los manjares compartidos

la nave de blancas velas

y tu mano cálida.

Comentarios4

  • Steylan

    Ojalá y esta botella la encuentre, alguien que sepa cuidar y valorar su contenido.

    Saludos.

    • Esteban Mario Couceyro

      Cada uno que leyendolo, interprete el contenido, cuida y valora el mensaje esperanzado.
      Te saludo
      Esteban

    • Damián Váez

      "el sol sale puntual para verme envejecer", es increíble, gracias.

      • Esteban Mario Couceyro

        Es la realidad, mi estimado amigo, tan real e increíble como la esperanza del encuentro.
        Un abrazo fraterno
        Esteban

      • pani

        SENCILLAMENTE HERMOSO... PRECIOSO EN SU NATURALIDAD.... Y SINCERA BELLEZA...

        • Esteban Mario Couceyro

          es asi, lo hermoso es sencillo y natural, has sido generoso con tus palabras.
          Un abrazo
          Esteban

        • Beatriz Blanca

          Ya te han dicho todo lo que podría haberte dicho, el mensaje llegó y a todos le pareció natural.
          Me alegra verte sumergido en los comentarios, buen amigo.
          Un abrazo con mucho afecto.

          • Esteban Mario Couceyro

            Estimada amiga, tuve dudas al publicarlo pues este es mi primer trabajo escrito, ya hace mas de veinte años, en uno de mis tantos momentos dificiles en la vida. Había quedado sin trabajo, con una familia que llevar a buen puerto. En ese punto, una mañana mi esposa seguramente con la misma desesperación que la mía, me propuso que participara en un concurso literario de Rader´s Digest (supongo que para levantar mi autoestima). Y lo inesperado fué que salí favorecido, en el premio y lo más importante, en la gran cantidad de personas que comenzaron a contactarse, con el supuesto que estaba personalmente en el límite.
            No sabés lo embarazoso que me resultó explicar a cada uno que en realidad era una postura ficcional, no real.
            Todos quedaron conformes y también yo lo quedé, al saberme acompañado tan sanamente, tanto en la valoración implícita de mi esposa, como de tantos desconocidos.
            Así nací a la escritura y envejecí en la imaginación, suponiendo que lo escrito no me pertenece, que es de alguién que vive en mis mismos pasos y con un paisaje similar al mío.
            Desde ese momento, los que pasan por estas letras, que repito no me pertenecen, se transforman en algun sentido, en personajes que acompañan mis pasos siendo yo mismo, algo de ellos.
            Tuve miedo, esa primera vez y aún hoy lo tengo.
            Un abrazo
            Esteban



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.