jorge enrique mantilla

POBRE DESGRACIADO DESESPERANTE

POBRE DESGRACIADO DESESPERANTE

 

Para que incendiar el corazón indolente

Si arde en llamas sofocantes impotente

Para que dejar volar el espíritu inclemente

Si de su interior el alma quiere atrapar extrañamente

 

Para que incentivar el fuego de la guerra

Si llevas el cerebro cargado de dinamita

Para que fábricas de fusiles que nos separan y delimitan

Si llevas la espalda, cargada de municiones fortuitas

 

Para que cultivas jardines florecidos de rosas

Si las riegas contaminadas de aguas residuales

Para que cortar las azucenas en verano fantasmales

Si se marchitan en las noches como funerales infernales

 

Para que construyes casas con techos monumentales

Si la gotera penetra por la rendija inesperada de los umbrales

Para que se resguardas de la lluvia sus tormentas invernales

Si vives empapado del sudor de sus insolencias irracionales

 

Para que lujos que cubres de su ego miserable

Si se pudres igual que los mortales implacables

Para que ostentas ínfulas banales de riqueza venerable

Si no te llevas a la tumba, desnudo mortajas memoriales

 

Para que tantos títulos de diplomas desechables

Si mandas crecido como si fueras indispensable

Para que tanto don de mando humillante reprochable

Si tratas al prójimo con soeces insultantes inimaginables

 

Para que tanta riqueza, insondable mal habida

Si maltratas al pobre desesperado, hambriento de huida

Para que tantas cuentas bancarias de reojo, robadas escondidas

Si despojas sin firmas los ahorros de otros conseguidas

 

Para que tanto político de los cautos, corrupto

Si se olvida de las leyes y se las pasa por la faja, galopante

Para que tanto poder si se cree el mecenas reinante

Si seguimos recibiendo de migajas, agonizante y humillante

 

Para que tantos golpes de pecho de arrepentimiento delirante

Si desprecias con su vanidad, desafiando al caminante

Para que tanto mostrar de sus ayudas, el ego dominante

Si no cumples lo prometido, desvergonzado calumniante

 

Para que tantas ansias de riqueza comprimidas

Si en la avaricia del estómago, acumulas podredumbres contenidas

Para que tantas fragancias de perfúmenos, ostentosos recibidas

Si se pudres igual que aquel apestoso, maloliente de sus heces sumergidas

 

Para que tanto cuido de su figura, envejecida idolatrada

Si se cubre de arrugas por doquier, marchitas maltratadas

Para que tantas apariencias rejuvenecidas, escondidas desalojadas

Si la muerte no cuenta si aparentabas las bellezas, despojadas

 

Para que tantos orgullos de razas de alcurnia, recalcitrante

Si desprecias por el color aquel malnacido, pobre alucinante

Para que tantas diferencias de estirpe de abolengo, brillante

Si la igualdad del ser, es infinita de amor, de hermandad, impresionante!

 

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga agosto 16-2016

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.