Esteban Mario Couceyro

Cada vez que te miro

Te miro, como tantas veces

ese increíble color perlado

los labios apenas abiertos

húmedos de palabras tiernas.


Cuando me miras

veo nacer de nuevo la vida

historias jamás contadas

amaneceres diáfanos en las manos

cuando me miras

mi corazón abre el vuelo de mil aves

en el pecho, en los surcos

nacen las cosas que deseo decirte

y mis manos, como árboles

solo dejan sombras

iluminadas en el mirar

en las brisas

que llegan de tus pasos.


Avanzas como nave

llegando al puerto

y yo solo

parado en el borde de mis pensamientos

juro por mis deseos

saludarte tímidamente

como siempre

como todos los días

como toda la vida.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.