manuel ayuste valero

Solo amor

 

Mujer de alma grande

Hermosa de día en la noche resplandecías

Silenciosa como la rosa

Deseada como la lluvia de primavera

Tus ojos eran luz de estrellas

Tus manos hechas de rosas blancas

Tu mirada como brillos de espuma blanca

Los almendros florecían en invierno para oír tu voz

Los pájaros cantores te cantaban

Te bañabas en el mar, las olas venían a verte en calma

Eras como manantial de agua cristalina

Quitabas la sed solo con la mirada

Viniste al mundo a quererme

Yo te quise tanto, ahora solo pienso en quererte

Oh, mi amada, como te amaba.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.