jaa.oro

HUÍDA.

Giro la cabeza sobre mi hombro izquierdo

Me veo parado junto a la ventana

Viro al suelo, a la ventana de nuevo, me pierdo.

¿Hacia dónde se dirige?, pensamientos en caravana.

 

Fila inmensa de emociones que pasan,

Se les da su ficha de referencia y descripción,

Se hacen pausas, algunas se condensan.

No me detengo, no hay cabida a la sensación.

 

Describo cada movimiento, las sombras se mueven.

Los objetos estáticos, el teléfono sobre la mesa.

El cuerpo rígido, se vuelve sobre sí, los ojos no ven.

Internado en el delirio, la lógica me trae con certeza.

 

Cuarenta y tres veces cuarenta y tres.

La pared pierde forma, se derrite.

Los cuadros en el suelo se adhieren a mis pies,

Me da risa como suena una canción “triste”.

 

Coraza intelectual, derrame cerebral.

Corto circuito, tormenta neuroquímica

Reiniciando, no apagar, sería brutal.

Derrumbe en proceso, palabras tísicas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.