yosoyelquesoysiempre

UN POCO DE CATARSIS (YA ESTÁ PUBLICADO EN LA UHE!

 

 

 

He ido a la montaña más alta

desnudo como un vagabundo

 a mirar celosamente

a través de las nubes

 a los hombres

les he descubierto concupiscentes

sobre la faz de la tierra

fornicándola insaciables

con su maldad de bestias.

 Allí he sabido de la verdadera

compañía:

tierra,

fauna,

cielo,

pinos y

eucaliptos

golondrinas y gavilanes

anchura,

 espacio,

y silencio.

 Por mis ojos

más abiertos que nunca

ha penetrado como una caliente daga

la soledad del mundo

Mis dedos perfumados

por aromas que arrastran vientos lejanos

tocan a los hombres

y en sus pieles se queman.

Mis oídos más abiertos que nunca

escuchan los aullidos

 los quejidos

los gritos exhalados por los machos

cuando acechan a las hembras.

He visto ojos felinos

Chispeantes

Incendiados:

de odio

de deseo

de lujuria.

Es la bestia

es el hombre

siento por él pena.

Cambió la hoja de parra

por el lino

por la seda.

Pero estas no pueden

cubrirle su miseria.

Quisiera aquí quedarme

subido en mi montaña

con mi desnudez de siglos perfumada.

Al filo de la hora

que quiere tocarme

y no me toca.

Clavando mi mirada

punzante sobre el valle

observando a los hombres

pelearse con las fieras.

Pero en medio de tantas

espinas dorsales inclinadas

veo troncos erguidos

desafiantes frente al sol de la tarde

y por ello me decido

a bajar de mi montaña

para yo también

darle mi cara

y atrapar con mi cuchillo

los hilos de luz más delgados

y anudarlos alrededor de mis sienes:

¡porque temo tropezar!

En la obscuridad del mundo.

 

 

JAIME IGNACIO JARAMILLO CORRALES

Condorandino

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.