jaa.oro

CORDÓN SETENTERO

Llegó y lucía hermosa.
Blusa color aderezo amargo
y cabello muy hermoso con la forma del cordón de un teléfono setentero.
La acompañaba una amiga de ocasión,
caminaban hacia la puerta y sonreían,
una escena maravillosa para los ojos del que observa.
Entró por la puerta, tan esbeltísima como su duda
sobre el peso que ha bajado antes de la graduación.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.