Samuel Santana

Tehilim 1 (presencia)

En el hueco de tus

 manos escóndeme.

Cúbreme siempre con

la luz de tus ojos.

Confuso y con el alma

 herida hasta ti he llegado.

Lávame, límpiame y pon

tu óleo en mi cabeza.

Derrama sobre mí el rocìo

 de tu presencia y

la lluvia de tu amor.

Revísteme de gozo y

 del aliento de tu paz.

Con tu fuerza

guíame por la senda

donde hay agua,

miel de la peña,

 fragancia de ti, pan, vino

y el oro de tu gloria.

Hoy ven a mí,

oh buen Salvador.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.