d.soto

Que Dios te perdone

que Dios te perdone
te lo digo aun que ausente te encuentres
y yo te guarde la espera
y aun que mi tintero se crespa un remolino
de palabras tan fieras,
y aguarde después de mi queja
un abrazo tan fuerte que me a tenido pendiente
de contarte ingrato
que nuestra madre yace muerta
ya se durmiendo en profunda paz
en su casa perpetua
y yo aquí extrañándola tanto

como duele que este ausente

añorando sus manos
que con calidez me sobaba mi cabeza
y sus besos que me sabían aniz y romero
y después del trabajo duro antes de la cena
siempre llegaba ami para abrasarme fuerte

disiendome mi muchacho bello
abrazaba a los dos con tanta fuerza 

que nos nos inportaba el tiempo

ni que sese


ya no colman mi llanto
ya no colman mi tormento
oh ........ como quitarme este dolor que tengo adentro

que ella esperaba que tu vinieras
siempre pendiente del camino
siempre con un plato demás sobre la mesa
pendiente aun que sea que vinieras vivo
ella con arta paciencia de que volverías conmigo
para ser dos poyuelos de un solo nido ante su mama pollera
nunca llegasteis, ni en otoño, ni en primavera
y si acaso te asomaras por esa puerta
siempre tenia prendida una vela
ella sentada con una manta sobre sus piernas
yo siempre acompañándola para que no se durmiera

que Dios te perdone ingrato
guardarte rencor no debiera
te lo digo aun que ausente te encuentres
y yo te guarde la espera
y aun que mi tintero se crespa un remolino
de palabras tan fieras
que Dios te perdone
por que yo no te perdono



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.